La pícara de la crisis...los demonios se la lleven


No deja de ser paradójica la situación por la que passa el flamenco en la actualidad. Mientras uno de los "periquitos" más famosos del mundo animado "Buzz lightyear" se pega una pataita por bulerías en todos los cines del mundo, los más prestigiosos festivales flamencos, sostén del desarrollo flamenco en los últimos 50 años, agonizan en los despachos municipales buscando una poción mágica en forma de subvención que les devuelva la salud.
En Japón existen alrededor de 600 escuelas de flamenco y una de las revistas especializadas en la materia "Paseo flamenco" vende por encima de los 10.000 ejemplares, y no crean que demandan la última mamarrachá de los divos del cante, ¡que va!, por aquellas latitudes buscan las raíces en la tradición y ortodoxia jonda, hasta el punto de cambiar de repertorio aquellos artistas que se aventuran a desarrollar su arte en tierras niponas, recurriendo a la estructura clásica del cante flamenco. Sim embargo en la tierra de Joaquín el de la Paula, Manolito María, El Sevillano o Bernardo de los lobitos no hay un duro para que las campanas de Alcalá suenen repicando a gloria.


Nuestro nuevo consejero de cultura Paulino Plata, anunció en la presentación del festival de Mont de Marsan (en Francia por lo que se ve aún queda jurdó para el flamenco), la puesta en marcha de un espectáculo en la capital parisina con el objetivo de defender la acertada candidatura, como bien inmaterial de la humanidad, ante las puertas de la UNESCO, cuyo departamento cultural por cierto, se puso en contacto con el ayuntamiento de Mairena del Alcor hace cerca de 50 años para informarse sobre el festival de cante jondo que venía realizando en dicha localidad, localidad que está trabajando, en este maldito año, desde muchos frentes para llevar a cabo con éxito o sin él, el 49 Festival de cante jondo Antonio Mairena.


Otra daño colateral lo sufren los jóvenes aficionados, que ven como concurso tras concurso se presentan a premio, cantaores consagrados, hasta con varios discos en el mercado, como consecuencia de la falta de trabajo, hecho que corta la proyección propia y de los que vienen detrás suyo.
Sí a esto le sumas que el recorte de premios y accesis, que se están reduciendo al mínimo, como única posibilidad de la peñas flamencas de realizar sus tradicionales concursos, el panorama resulta desolador.

Pero no importa, siempre habrá quién se le llene la boca defendiendo la cultura andaluza y el flamenco en aquellos lugares donde es reclamada como en la exposición universal de Shanghai mientras le hace una peineta (puño cerrado con dedo corazón erguido) a la historia, a la cultura, a los músicos y la música flamenca...¡Y no ponerse farrucos vaya ser que esto se el "fin de fiesta"!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada