De cuerpo y alma



A unos ocho meses para el comienzo de la XVII Bienal de Flamenco sevillana lo único que conocemos es la fecha y el cartel anunciador presentado ayer mismo por el propio autor tarifeño, Guillermo Pérez Villalta. El reconocido pintor y escultor pasa a formar parte de la nómina de célebres artistas como Alberti, Luis Gordillo o el de cuerpo presente, Antoni Tápies, responsables de plasmar en un lienzo el significado del arte jondo para la ciudad de Sevilla sirviendo como anuncio del más grande de los festivales flamencos del mundo.
EN esta ocasión el autor ha restado profundidad y dramatismo al asunto presentando una obra alegre y original con reminiscencias de los años 20 y que responde según el propio Guillermo, "al juego del compás y la chispa, la improvisación y el momento de la idea". Puede que contenga las características propias de la originalidad y la capacidad de atracción, pero, y hablo de mi gusto particular, el resultado estético se aleja de mi concepción de la belleza, es decir que me parece feo de solemnidad, si es que esto se puede escribir en público de un artista tan reconocido en el mundo del arte contemporáneo.
Aunque a los aficionados lo que nos interesa es por donde va a respirar la bienal de este año. De cuerpo y alma es el sobrenombre para esta edición en referencia a los valores intrínsecos de la danza flamenca auténtica protagonista de la primera bienal dirigida por Rosalía Gómez, especialista precisamente en este apartado del arte jondo, el baile.
Muchas cuentas tendrá que hacer la novata directora para presentar un programa digno en tiempos tan convulsos, raquíticos de presupuestos, tiesos de espiritualidad y esquivos con la cultura.
Así que suerte y a coger el toro, más que por los cuernos, por el cuerpo y por el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada