El siglo XIX, los teatros y el flamenco



Cuando se trata de averiguar el origen de nuestro lenguaje musical y artístico, los documentos escritos, novelas, colecciones o prensa, conforman nuestro más fiel aliado, aunque no se puede explicar la historia, solamente con lo que el destino decidió dejar impreso en los papeles, más teniendo en cuenta el origen popular y alejado de la intelectualidad del que parecer proceder el flamenco, con el consiguiente distanciamiento entre las letras y nuestro arte. Al igual que escoger únicamente los documentos que pueden corroborar tal o cual teoría supone un ejercicio de estupidez y sinvergonzonería, propia de aquellos partidistas interesados, que consideran su intelecto una máquina infalible y superior a las demás, y por supuesto rentable.

La literatura nos legó auténticas declaraciones de intenciones en los escritos de Estébanez Calderón o Antonio Machado y Álvarez, EL Solitario y Demófilo, que sugieren un origen hermético y romántico, pero de la misma época existen documentos que nos incitan a pensar en una actividad mercantilística desde los comienzos del arte flamenco, como este espectáculo anunciado hace 150 años (1860), en el Teatro Principal de Valencia, en el que encontramos entre una comedia y una zarzuela cómica, la representación, "La fiesta de los gitanos" consistente en un "gran baile nuevo del género gitanesco". Algún día, los flamencólogos deberían escribir la gran historia del arte flamenco, sin concesiones a los intereses y creencias particulares, y apoyándose en la evidencia, de forma rigurosa y científica, investigando primero y teorizando después, y no al contrario.



* EL gran baile NUEVO de género gitanesco, en un acto, dicidido en dos cuadros, puesto en escena y dirigido por el bailarín, D. Manuel Guerrero, en el que toma parte la Srta Sojuela, Sr. Guerrero,


**Documento encontrado en, http://www.papelesflamencos.com/search/label/1860

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada