Festival Joaquín el de la Paula, parece que sí.


Al final parece que sí. Alcalá de los panaderos no faltará a su cita con el flamenco a pesar de las dificultades económicas que pasa el consistorio. Aunque se anunciamos la desaparición temporal de este tradicional festival flamenco, la organización ha reconsiderado su postura y anuncia un atractivo cartel para el próximo 16 de julio en la caseta municipal, ya que el castillo de Alcalá se encuentra en fase de remodelación. La repercusión mediática que tuvo la noticia del aplazamiento festivalero parece que ha surtido efecto entre los políticos alcalareños. Son efectos colaterales de haber convertido este arte en un negocio subvencionado a merced del político de turno y de su repercusión electoral, y no es que critique al señor Limones, que ha gastado en flamenco más que ningún otro municipio sevillano, lo que no convence es el sistema.



Arcángel encabeza un cartel hecho a medida de las circunstancias económicas actuales, pero que no implica que lo que se vaya a escuchar sea de peor calidad que ediciones anteriores. Junto al onubense actuará Mari Peña que sabe más a Utrera que los mismos mostachones, acompañada por su marido Antonio Moya amante insobornable del cante con gusto, también participan Niño Canito y José Manzano.

Otros de los daños colaterales de esta situación, es la diferencia de caché entre los artistas. Los organizadores de festivales que en un 99 por ciento son los alcaldes de cada pueblo quieren un figura que le de prestigio al recital, por norma general y en contra de la afición, se contrata un divo, dícese del "cantante" de flamenco joven, guap@ y con proyección mediática, al que se le paga lo que sea, mientras se rellena el cartel con lo que se puede, exigiéndole a verdaderas estrellas de lo jondo con 50 años de carrera profesional que rebajen su caché o contando con artistas de segunda, único dato positivo de todo el entramado, ya que al menos podremos ver este verano cante del bueno a precio costo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada