Discos históricos: Fernanda y Bernarda de Utrera, Cantes inéditos


No dudaría ni un momento en meter este disco, para enviarlo al espacio exterior, en una nave espacial andaluza para que la posible vida inteligente que lo hallara, a millones de años luz de sitancia, comprendiera cómo es, cómo piensa y cómo siente la gente del sur de esta moribunda Europa.
Creo que esta perla discográfica se la debemos a la diputación de Sevilla en su área de cultura, todo un acierto.
Es obligatorio para todo aficionado que se precie, tenerlo en su sitio privilegiado, y a mano, en su básica discoteca.
Este doble CD viene estructurado en 7 fechas comprendidas entre los años 1956 y 1998 y recoge cantes en directo e inéditos de las niñas de Utrera, por desgracia, tristemente fallecidas las dos.
Las grabaciones están llenas de fallos musicales o técnicos, como palmas cruzadas, desafinaciones, golpes en mesas o de vasos, ruido de la propia grabaciones, pero.... ¡que gusto más grande!, hasta esos errores te hacen sentir que el cante es de verdad, que es verdad en sí mismo, es verosímil, te duele a morir en algunos momentos y te resucita en otros a compás, muy despacito, a ritmo de pulso, de cuerpo adentro.

Las guitarras según las fechas y lugares son las de Eduardo de la Malena, Enrique de Melchor, Pedro Bacán, Manuel de Palma y sobre y por encima de todos, sin faltar, Diego del Gastor, el pulgar de oro y diamantes que sacaba música para diez guitarras, nada más que del bordón. Esa concepción del toque había nacido para tocarle por soleá a la leona de lo jondo, a la Fernanda y hacer diabluras a compás de bulerías para su hermana Bernarda.
Aunque incluye tangos, bulerías por soleá y cantiñas, son la soleá y la bulería las auténticas protagonistas, las novias de esta boda cantaora, las banderas de esta conquista al corazón de aquellos que como decía la letra, "saben estinguí".

Encierresé en su cuarto de escuhá, abra una de Sanlúcar o de Jerez, y dedíquele un ratito a sentir, a disfrutar, por momentos creerá que forma parte de la reunión, que hace soniquete con los nudillos y que la fernanda clava sus ojos en los tuyos mientras dice por soleá;"si supiera ese flamenco, la lástima que le tengo. Como yo sé lo que es queré, sé lo que está padeciendo".
Te lo digo por experiencia porque a mí me ha sucedido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada